Entre las muchas aplicaciones existentes de la energía solar, una de las más rentables y mejor resuelta técnicamente son las instalaciones para el calentamiento de piscinas cubiertas o descubiertas mediante la colocación de paneles solares térmicos integrados en su hogar tanto en el tejado, jardín o suelo.