La utilización de energía solar es la forma más limpia, ecológica y rentable de obtener agua caliente sanitaria. La importancia de esta aplicación radica en que un alto porcentaje del agua que utilizamos en nuestros hogares es agua calentada (ACS). Con una adecuada instalación de colectores solares de tubos al vacío se logrará un ahorro de hasta un 80% del consumo anual de la energía requerida para este fin. El resto de la energía requerida, sobre todo en días cerrados, deberá ser suministrada por el equipo auxiliar (calefón convencional) o en su defecto por una combinación de ambos.

La producción de ACS con energía solar es una de las aplicaciones más rentables y puede implementarse en viviendas unifamiliares, comunidades de vecinos, hoteles, agroturismo, camping, colegios, campos de deporte, fábricas, procesos industriales, lavandería, alimentación, baños públicos, clínicas, rehabilitación, residencia de ancianos, etc. Actualmente tenemos varias alternativas de equipos o sistemas pudiendo en el futuro ampliar la lista.

Los sistemas que actualmente tenemos en stock son: